Al inicio de la formación, el estudiante deberá aprender la forma básica de disparar el arco correctamente. Si se persigue la formación con constancia y sinceridad la precisión en los disparos aumentará a medida que será la evidencia del progreso de uno. Mientras que la adquisición de este nivel lleva algún tiempo, el aprendizaje de la forma básica para hacer una liberación de la flecha segura y adecuada se aprende con rapidez, permitiendo al estudiante entrar de lleno en el reto de disparar en el blanco en una etapa temprana de la formación.

Habiendo aprendido los conceptos básicos de la técnica de tiro, y de haber sido introducido a la meta, el principiante entonces aprende a disparar en grupo usando una secuencia sincronizada de los movimientos formales, que armonizan el procedimiento de tiro. El tiro formal es parte de la tradición ceremonial basado en el concepto de Rei (etiqueta) en la que el arquero, a través de todos sus movimientos demuestra respeto hacia los demás y la capacidad para armonizar con el mundo que le rodea.

El grupo cuenta con arcos, guantes y otros elementos del equipo para introducir a los principiantes en la práctica sin que tengan que comprar equipo antes de que comiencen. La compra de equipos propios se extiende durante muchas semanas. Así como los kyudokas de todos los niveles y países son bienvenidos.